6 Recomendaciones para cuidar tu ropa de cama y extender su vida útil

Existen pocas experiencias tan placenteras como sentir unas sábanas nuevas, limpias, suaves y frescas al meterse en la cama, tal como lo sentimos cuando dormimos en un hotel de 5 estrellas.

(Te puede interesar también: ¿Por qué las sábanas de hotel se sienten mejor que las tuyas?)

Pero cuidar tu ropa de cama, además de mejorar y prolongar la calidad de tu descanso, te traerá beneficios económicos y estarás contribuyendo a reducir el impacto ambiental.

Entonces, ¿qué debemos hacer para alargar la vida útil de nuestra ropa de cama? ¿Cómo hacemos para que nuestras sábanas se mantengas suaves y en perfectas condiciones, después de varias lavadas?

A continuación, te damos 6 recomendaciones para cuidar tu ropa de cama y extender su vida útil:

Revisa la etiqueta

Lo primero que debes hacer es revisar las recomendaciones de la etiqueta, ya que son los fabricantes los que mejor te podrán decir los cuidados mínimos dependiendo del tejido, el tinte y la confección.

Es importante tener en cuenta el tipo y especificaciones del lavado dependerán del tipo de tejido y calidad de tu ropa de cama. Por ejemplo, la seda y el cachemir son telas muy delicadas, las cuales son muy vulnerables a los productos con químicos agresivos y al calor, por lo que deberás presentar especial cuidado a las recomendaciones de la etiqueta.

  1. Frecuencia de lavado

La frecuencia del lavado de tu ropa de cama dependerá de varios factores, como de si duermes solo o acompañado, si permites que tu mascota se suba a la cama, si comes en la cama, si sudas mucho o poco durante las noches, si eres propenso a las alergias, etc.

Sin embargo, te dejamos esta guía básica que te puede servir de orientación:

Guía de frecuencia del lavado:

Sábanas y fundas de almohadaUna vez por semana
Duvet o funda nórdicaUna vez cada tres meses
Mantas o cobijasUna vez cada tres meses
AlmohadasUna vez cada seis meses (si es lavable)
Protector de colchónUna vez cada seis meses

Sin duda, las sábanas son el elemento más delicado, con el que más contacto directo tenemos y el que debemos lavar con mayor frecuencia, por lo que te recomendamos lavarlas por separado y con detergentes ecológicos.

También te recomendamos utilizar unas bolas de lana especiales para acelerar el secado de tus sábanas, mejorar su suavidad y aumentar su vida útil.

¿Qué detergente debo utilizar?

Este punto es uno de los mas relevantes y no solo por el tipo de detergente a utilizar, sino por la cantidad que debes incorporar en cada lavada. El utilizar demasiado detergente provocará que los textiles se endurezcan y reproduzcan un olor a moho.

Para los linos, la mejor opción siempre será utilizar un detergente líquido, con ingredientes biodegradables y derivados de origen vegetal. Además de ser ecológicos, ayudan a que las fibras naturales se nutran y duren más.

Es muy importante evitar el blanqueador en la medida de lo posible, ya que este debilita las fibras naturales de los tejidos. Para evitar el uso del blanqueador, si tiene alguna mancha, es mejor usar vinagre y bicarbonato de sodio, que además ayudarán a iluminar y resaltar el color de los textiles sin dañarlos.

(Te puede interesar también: ¿Sabanas de algodón o microfibra? Ventajas y desventajas.)

Otra recomendación es no verter el detergente directamente sobre la ropa de cama, la forma correcta de hacerlo es:

  • Deja que la lavadora se llene de agua hasta la mitad, agrega el detergente. Cuando veas que está bien diluido, es momento de agregar la ropa de cama.
  • Si ves que se ha acumulado el detergente, pasa la ropa de cama por un ciclo de enjuague. En esta etapa es cuando puedes verter el vinagre, máximo ½ taza. Y por último, vuélvelo a lavar con muy poco detergente.
  • Para iluminar el color y darles un olor fresco, vierte ½ taza de bicarbonato de sodio en el agua. Esto lo puedes hacer cada vez que las laves.
  1. ¿Cómo debo lavar la ropa de cama?

Lo mejor siempre será lavar la ropa de cama con agua fría. Algunas telas, como el algodón, funcionan bien con agua tibia, pero siempre debes evitar el agua caliente, ya que esta puede dañar las fibras con el tiempo y hacer que se contraigan.

También, un tip importante es lavar la ropa de cama sola, o por lo menos con una carga que no esté atiborrada. La ropa de cama adora el agua y se limpia mejor cuando puede absorberla, así que no laves tus sábanas en una lavadora llena de otros artículos.

Además, en su gran mayoría los otros textiles tienen colores fuertes, cremalleras, botones, etc., los que pueden causar abrasiones, manchar la ropa de cama o formar mota.

Cómo debes lavar las sábanas y duvets:

  • Llena la lavadora con agua fría y agrega el detergente líquido en pocas cantidades.
  • Si ves que las sábanas o el duvet tienen una mancha en un lugar específico, puedes humedecer el área con un poco de detergente y bicarbonato, y lo frotas. Lo puedes dejar reposar durante toda la noche para aumentar se efecto limpiador.
  • Siempre debes lavarla en ciclo delicado.
  • Ejecuta el ciclo de enjuague dos veces para asegurarte de haber enjuagado todo el detergente.
  1. ¿Cómo debo secar la ropa de cama?

Como ya te enseñamos, lo primero es mirar la etiqueta. Ahí se especificará cuál es la temperatura adecuada dependiendo del material. Sin embargo, la clave para un secado perfecto y sin arrugas es llenar la secadora solo hasta la mitad. Esto evita que la ropa de cama se enrosque, permitiendo que la tela se esponje.

También es importante:

  • Solo poner un juego de sábanas a la vez.
  • Usa temperatura baja. El aire caliente no solo debilita las fibras de algodón, sino que también destiñe el color y puede cambiar la textura de las sábanas.
  • Usa bolas de lana para la secadora. Esto reduce la estática y suaviza tu ropa de cama.
  • Saca la ropa de cama antes de terminar el ciclo. Es decir, aun cuando estén húmedas al tacto, de esta manera puedes retirar las arrugas con las manos antes de que queden fijadas. Nuca dejes la ropa de cama en la secadora después de terminar el ciclo.
  • Si puedes, cuélgalas al aire libre para que se terminen de secar. La luz solar desinfecta, aclara las manchas y mantiene las sábanas impecables.
  • Por último, rocíalas con agua de lino, para que queden impregnadas de un aroma arrollador.
  1. Almacenamiento

Es imperativo guardar tu ropa de cama en un armario seco y fresco. Es importante que no le llegue la luz solar directa, ya que esta puede desteñir el color o dejar la ropa de cama con un color amarillento de manera permanente.

Ten en cuenta que las fibras naturales necesitan aire para que puedan respirar, por lo que no es aconsejable guardarlas en empaques de plástico. Asegúrese de que la ropa esté limpia y totalmente seca antes de guardarla, ya que la suciedad y la humedad pueden atraer polillas y mal olor.

Bonus tip:

Hay algunas prácticas poco conocidas que ayudarán a extender la vida de tu ropa de cama automáticamente:

  • Conserva tu habitación fresca y seca. Si vives en clima frío, es importante abrir la ventana para dejar correr el aire. Si estás en un clima cálido, te convendría invertir en un aire acondicionado.
  • Debes tener mucho cuidado con las lociones, cremas y aceites que te pones antes de acostarte. Este tipo de productos ensucian y pueden dañar la ropa de cama.
  • En lo posible, evita que tu mascota duerma en tu cama. Naturalmente ellos despojan mucho pelo y células de la piel, que son el alimento perfecto para los ácaros del polvo.
  • No olvides tender tu cama todas las mañanas. Esto trae muchos beneficios no solo porque ayuda a mantener alejados a ácaros y bacterias, sino que ayudará a elevar tu estado de ánimo y energías para empezar el día.

Finalmente, la mejor manera de dormir todas las noches como en las nubes es comprando ropa de cama de calidad. Aquí te contamos 5 razones por las que deberías invertir en sábanas de lujo.


Related Posts

Leave a comment