¿Te sientes olvidadizo? Cómo el descanso puede impactar tu memoria

Sabemos que los mejores días ocurren cuando hemos pasado una buena noche. Durante las noches, nuestro cuerpo y nuestro cerebro se recuperan del día anterior y se recargan para asumir el día siguiente. Sin embargo, no obtener el descanso suficiente en la noche no solo disminuirá nuestras energías y rendimiento durante el día, sino que también puede afectar a nuestra memoria. 

Nuestro cerebro se preocupa por la calidad de nuestro sueño. No dormir lo suficiente puede dificultarnos pensar, racionalizar y procesar las emociones.

Las investigaciones han determinado que el cerebro necesita dormir para poder recibir nueva información, darle sentido a la información existente y recuperar la información que necesita extraer de su “disco duro”, es decir, de su memoria.

La forma en que el cerebro aprende y recuerda se puede entender a través de tres mecanismos: adquisición, consolidación y recuerdo. Estos procesos son esenciales para el desarrollo y la función de la memoria. La adquisición y el recuerdo ocurren solo durante la vigilia, pero las investigaciones sugieren que la consolidación de la memoria tiene lugar durante el sueño.

Todo está relacionado con los ciclos del sueño

Aunque la ciencia aún no ha podido determinar con exactitud cómo los recuerdos se ven afectados por el sueño, la correlación entre la calidad del sueño y la función cerebral es clara: el hipocampo y el neocórtex del cerebro almacenan recuerdos a largo plazo.

La investigación sugiere que, durante el sueño profundo, el hipocampo reproduce los eventos del día, mientras que el neocórtex revisa y procesa los recuerdos, lo que ayuda a que la información importante sea retenida en el largo plazo.

Algunos estudios incluso sugieren que los recuerdos se forman durante la fase del sueño REM (Rapid Eye Movement o Movimientos Oculares Rápidos), o la parte del ciclo del sueño cuando soñamos, a lo cual también se le conoce como “sueño profundo de ondas lentas”.

Por lo tanto, aunque la ciencia aún no ha resuelto por completo el vínculo exacto entre el sueño y la memoria, sabemos que el sueño es una necesidad biológica para la función cerebral. Es por eso que tantos expertos recomiendan que durmamos de siete a nueve horas cada noche.

Mientras mejor dormimos, mejor funciona nuestro cerebro

Conseguir un descanso de calidad puede ser difícil, pero definitivamente hay cosas que podemos hacer para mejorarlo:

  • Meditar y hacer ejercicios de respiración antes de acostarnos
  • Mantener la habitación oscura y a temperaturas frescas
  • No pensar en asuntos laborales ni profesionales al menos una hora antes de acostarnos
  • Dormir en sábanas 100% de algodón y de la mejor calidad
  • Hacer ejercicio al menos 30 minutos cada día
  • Mantener una alimentación sana y balanceada, libre de grasas y restringiendo los dulces

(Te puede interesar también: El Método Tokei: Ajusta tu reloj interno para dormir mejor)

Sigue estos consejos y asegúrate de darle a tu mente el tiempo suficiente para procesar la información de hoy, lo cual nos preparará para estar despiertos, alertas y productivos el día de mañana.


Related Posts

Leave a comment